las nuevas tecnologías como sustituto del "ejercicio real"

 

En la revista digital Quo.es se publicó el 14 de Marzo del 2008 he encontrado un articulo en que Colleen Greene, una de las responsables del Sistema de Salud de la Universidad de Michigan (EEUU), señala que los Videojuegos como Wii Sports o Dance Dance Revolution no son un sustituto para el ejercicio físico real. Así mismo apunta que los juegos virtuales de las consolas queman pocas calorías, no considerándolos "deporte real", aunque puede servir para animarse a ello. En realidad, diversos estudios apuntan que el número de calorías reales que se queman durante una hora en este tipo de juegos virtuales oscilan entre las 60 y las 70, entre tres y cuatro veces menos que una "actividad física real".No obstante, Green subraya que se trata de un buen comienzo para que los niños vean lo divertido que es hacer deporte, lo que puede contribuir a que se animen finalmente a ello.

De todas formas me surge la duda de si la tecnología, con todos los avances que está experimentando, llegara en algún momento a sustuir el ejercicio físico real con este tipo de iniciativas.

Publicado por KirolbegiBlog el 25 de Marzo de 2008


¿qué habéis hecho? Perder. ¡Qué malos sois!

La conversación que ilustra el título de esta reflexión la hemos padecido todos los que alguna vez hemos practicado deporte competición a cualquier nivel. Uno llega a casa después de su partido de deporte escolar o de cualquier otra índole y alguno de tus familiares (que no ha ido al partido por lo que sea) te pregunta: “¿Qué habeís hecho?”. Es la pregunta del millón la que dictamina si tu esfuerzo a lo largo de la semana ha servido para algo o no.

Aparte de resultar algo divertido y hasta jocoso, detrás de esta pregunta se esconde toda una forma de pensar que se reduce en la siguiente afirmación, “lo importante son los resultados”. Da igual el esfuerzo que se haya realizado, lo divertido que haya sido el partido o la satisfacción generada por el mismo. Si has perdido se acabó. Puede este tópico pueda emplearse para los jugadores profesionales pero no creo que sea conveniente con niños y adolescentes.

El riesgo que se corre cuando se equipara la práctica físico- deportiva a la competición en edades tempranas (como si esta fuera la única manifestación de la primera desde los 8 ó 9 años) es el abandono de la práctica hacia los 17 ó 18 años porque los jóvenes interiorizan esta forma de pensar y concluyen que es una tontería practicar deporte si lo hacen tan mal.

 Si queremos aumentar los índices de adherencia a prácticas físico deportivas saludables de los jóvenes adolescentes guipuzcoanos, necesitamos transmitir conceptos como la diversión y satisfacción por el mero hecho de practicar o jugar yendo más allá de los resultados obtenidos.

 Sólo así podremos cambiar la típica pregunta “¿Qué habéis hecho?” por la de “¿Os lo habéis pasado bien?”.

Publicado por KirolbegiBlog el 18 de Marzo de 2008


lo más importante de la práctica físico-deportiva es la persistencia y la duración

En el estudio que estamos desarrollando en Gipuzkoa, relacionado con los Hábitos de Practica deportiva y financiado por Fondos FEDER – Ministerio de Educación y Ciencia (DEP2006-56054-C03-01/ACTI), se constata que la duración de la práctica físico deportiva parece estar asociada a una mejora de la salud general, siendo el indicador principal de la misma, aunque queden interrogantes sobre la influencias que ejercen o pueden ejercer la frecuencia, la  intensidad o el  tipo de ejercicio físico.

Lo que queremos señalar en definitiva es que la duración de la actividad físico-deportiva repercute sobre el bienestar psicológico de los participantes a través de una percepción del estado físico positivo que, sucesivamente, se correspondería con un estado de ánimo también positivo.

De hecho, en este estudio, se produjo una relación significativa inversa entre la duración de la actividad físico-deportiva con la sensaciones negativas del estado de ánimo. Esto nos sugiere que la participación en actividades físico-deportivas incrementa la forma física, y genera unas sensaciones de bienestar que, sucesivamente, repercute sobre el estado de ánimo de los deportistas, y el efecto sobre las sensaciones positivas.

 

Publicado por KirolbegiBlog el 17 de Marzo de 2008


sobre la práctica deportiva infantil

Cuando nos referimos a la relación entre deporte e infancia, habitualmente nuestra asociación suele hacerse en términos positivos, el deporte infantil en cualquiera de sus acepciones es, en general aceptado como algo bueno por los adultos responsables o vinculados al mismo (familiares, profesores, entrenadores o monitores etc.). Sin embargo, cuando ahondamos en el conocimiento de esta práctica, analizamos sus componentes y vivenciamos la realidad de la misma nos damos cuenta que, de hecho, esta representa un doble papel en la formación de los niños y niñas:

Uno positivo y evidente a todas luces para el desarrollo físico, psicológico y social de los jóvenes, a través de los beneficios que el deporte supone para la salud en su acepción más actual como sinónimo de bienestar “físico, mental y social” y un segundo papel, de matiz negativo, menos evidente y tal vez incluso más desconocido: Por una parte aparece una contradicción entre los mensajes que se lanzan desde los ámbitos educativos acerca de principios igualitarios, respecto a la individualidad y atención a la diversidad y las actitudes que se generan en el contexto de la práctica deportiva. En este sentido cada vez es mayor la presión que se ejerce en algunos niños/as en cuanto a su rendimiento deportivo y la discriminación que se genera entre unos niños/as y otros/as. La presión es un reflejo del impacto del deporte profesional en nuestra sociedad, un producto de la necesidad de captación de jóvenes talentos, de la profesionalización temprana en algunas modalidades, que se traduce a veces en reproducciones de los modelos de trabajo adultos olvidando las necesidades del niño/a como un organismo y personalidad en desarrollo y las consecuencias negativas que en este pueden generarse. Por otra parte, en su mayoría, los modelos actuales de deporte infantil-juvenil favorecen a los niños mejor dotados para la práctica y perjudican a los menos, que generalmente opta por el abandono.

Si el deporte infantil no es justo ni adecuado en su tratamiento, visto desde este lado negativo ¿qué opción podemos tomar los adultos para que se cumplan las funciones deseables en la formación de los niños y niñas deportistas? Mari Carmen Pulgarín Medina (2000) centra las alternativas en cuatro vías principales que hemos adaptado en tres en base a nuestra experiencia y conocimiento y que consideramos básicas a la hora de iniciar cualquier programa de intervención en el ámbito que nos ocupa:

  • - En cuanto a la propia práctica deportiva (entrenamiento y competición): Correspondería tanto a la estructura y organización de la que depende el deporte escolar eladaptar la realidad de la práctica (entrenamiento y competición) a las etapas de desarrollo físico y cognitivo de los niños/as teniendo en cuenta las peculiaridades de las mismas.
  • - En cuanto a los niños/as: Una vez valorada la necesidad de adaptar la práctica a sus necesidades, consideramos también la intervención dentro del ámbito académico dada la frecuente relación entre la práctica deportiva masiva y un significativo descenso en los estudios.
  • - En cuanto a los adultos significativos: Asesorar tanto a técnicos, dirigentes deportivos y padres, con el objetivo de que conozcan de qué manera ellos pueden contribuir con su actuación a que la practica deportiva sea vista como una ocupación gratificante y formativa. Conviene insistir especialmente en la colaboración con los técnicos en la elaboración de programas de trabajo dirigidos a la población infantil y juvenil y en el trabajo con padres y madres de niños y jóvenes deportistas, para conseguir una atención adecuada hacia sus hijos y la adopción de roles que favorezcan sus desarrollos deportivos.

* Pulgarín Medina, M.C. (2000). La infancia y el deporte. Perspectivas desde el punto de vista de la Psicología. Lecturas: Educación Física y Deportes. Revista digital. Buenos Aires. Año 5 – Nº 18 .

Publicado por KirolbegiBlog el 14 de Marzo de 2008


haciendo deporte, haciendo política

Encontrándonos, como nos encontramos, en el Año Europeo del Diálogo Intercultural cabe hacer una reflexión respecto del carácter político del deporte. Del carácter político en tanto que constructor de valores, de hábitos, de costumbres… es decir, de ciudadanía. En este sentido, y tal y como se indica en el Libro Blanco Sobre el Deporte (2007, pág.2): “La Comisión reconoce el papel fundamental del deporte en la sociedad europea, en particular en un momento en el que necesita acercarse a los ciudadanos y abordar cuestiones que les afectan directamente. Sin embargo, el deporte también se ve confrontado a nuevos retos y amenazas que han surgido en la sociedad europea, como la presión comercial, la explotación de los jóvenes jugadores, el dopaje, el racismo, la violencia, (…)” etc. Así pues, se hace necesario que, a la hora de definir las políticas deportivas, se reconozca las implicaciones que estas tienen no solo respecto del ámbito deportivo exclusivamente, sino desde la perspectiva de las potencialidades que presentan para la construcción de una ciudadanía más cívica y abierta al dialogo intercultural.

Publicado por KirolbegiBlog el 12 de Marzo de 2008