Music and Sport

El comandante en Jefe del KIROLBEGI me ha mandado sutilmente una referencia de “El País” que relaciona la música con el deporte para que bloguee un poco. Podría haberme dicho: “Macho hace 2 meses y medio que no escribes nada, ¡¡¡¡¡Pedazo de Vago!!!!!”. Afortunadamente el susodicho es doctor y eso nota en el trato.

Preámbulos aparte y centrándome en la cuestión cabe comentar en primer lugar que la música no mejora el rendimiento, no te hace correr más (lo siento por los que habéis lanzado a buscar la discografía entera de AC/DC) pero desde luego ameniza la práctica y si indirectamente se consigue aumentar la frecuencia y la duración de la misma pues misión cumplida. Ahora bien esto es como todo, la práctica es variada, tanto en modalidades deportivas como en niveles de exigencia. Veo lógico que una persona que sale a caminar 2 ó 3 veces por semana se lleve su Ipod o su radio y vaya escuchando su musiquita o sus tertulias de radio preferidas, pero lo veo hasta contraproducente en un golfista profesional que esta en la cancha de prácticas corrigiendo su swing. Asimismo existen cantidad de deportes Indoor que no podrían entenderse sin su respectiva marcheta. ¿Os imaginaís una clase de aeróbic o spining o un ejercicio de gimnasia rítmica sin música?, no verdad, probablemente es porque en la génesis de estas modalidades la presencia de música fue condición suficiente y necesaria para su posterior desarrollo. Otros deportistas en función de la altura de la temporada en la que se encuentren y el tipo de trabajo que tengan que realizar, lo acompañan con música ya que lo consideran un trabajo de mejora complementario de su modalidad deportiva y no deben concentrarse al 100% es ese aspecto. Por ejemplo una judoca que a principio de temporada debe realizar trabajo aeróbico antes de iniciar el trabajo específico técnico/táctico correspondiente. Como veis la casuística puede ser extensa y variada.

Por otra parte la música genera un engaño o distracción en el cerebro que hace que nos olvidemos un poco de que practicar cualquier modalidad deportiva cuesta un esfuerzo de mayor o menor grado pero un esfuerzo al fin y al cabo. Si a esto unimos que en los tiempos que corren la palabra “esfuerzo” corre serio riesgo de desaparecer del diccionario ¡pues tate! Ya tenemos el cocktail perfecto para que la combinación músico-deportiva tome auge.

Por concluir, con música o sin música ¡¡¡Move your body!!! que para eso lo han diseñado.

Publicado por KirolbegiBlog el 14 de Enero de 2010


Trackbacks

Usa el siguiente link para crear un trackback desde tu propio sitio:
http://blog.kirolbegi.net/trackbacks?article_id=103