los hábitos líquidos del Doctor Aldaz

Ayer por la tarde aprendí varias conceptos nuevos, pero dejaré el desarrollo de algunos de ellos (Homo Faber, Homo Impiger) para parecer “un tipo culto” en las cenas con mis amigos como dijó ayer Luis Miguel Ruíz Pérez y me centraré en mi interpretación sobre los hábitos líquidos tan brillantemente defendida por el ex -doctorando, ya Doctor Juan Aldaz Arregui.

Según la Real Academia Española de la lengua, la definición de líquido en su primera acepción sería la siguiente:

Dicho de un cuerpo de volumen constante: Cuyas moléculas tienen tan poca cohesión que se adaptan a la forma de la cavidad que las contiene, y tienden siempre a ponerse a nivel.

Posteriormente, retomaré el término de la PAFYD, pero antes otra anécdota en la que involucraré a mi hijo para darle vidilla al asunto:

El otro día en la playa con Manex se nos ocurrió hacer un agujero en la arena y llenarlo de agua a modo de piscina, el txiki de mi hijo pretendía llenar el agujero cogiendo el agua del mar con sus diminutas manitas. Evidentemente a los 2 pasitos el agua se le escurría de entre las manos con la consecuente perplejidad y decepción de Manex. Cambiamos de táctica y en el siguiente viaje llevamos el cubo, lo llenamos de agua y el enano consiguió llevarlo hasta el agujero con las consabidas muestras de felicidad y júbilo por su parte.

Tras la definición y la anécdota enlazo con el tema que nos ocupa no sin antes recordar la mención a la jocosa anécdota/debate de la mujer de Santiago Romero sobre “el ir de escaparates” sin ser esto considerado actividad física.

Pues….hombre depende, si el primer escaparate lo vemos en el Antiguo y el segundo en el barrio de Gros y entretanto hemos realizado entre 12 y 15 mil pasos pues probablemente otro viejo conocido nuestro como Maurice Piéron consideraría esto como PAFYD. Y estoy seguro que otro tanto pasaría con otras actividades que a vosotros os vengan a la cabeza. Con todo esto quiero ilustrar la idea del Doctor sobre la liquidez de la PAFYD (término a su vez brillantemente defendido por la ayer directora de tesis Silvia Arribas), puesto que dicho término (en este caso sería el agua de mar) escapa a cualquier intento de medición riguroso puesto que, en mi opinión, no contamos con un instrumento (empleando la anécdota del niño, el cubo sería el instrumento) para medir de manera válida y fiable mencionado hábito. Si además añadimos otro aspecto mencionado ayer como fue el de la globalización de la sociedad que ha permitido que el concepto PAFYD haya visto aumentadas sus manifestaciones de manera exponencial, nos da una idea de la complejidad del contexto en el que nos movemos y a su vez de la oportunidad de emplear el término líquido en su definición.

Por tanto no me cabe más que felicitar al nuevo Doctor y aconsejarle que vaya preparándose para los nuevos desafíos que le propondrá el que ayer fue el Presidente de su Tribunal J. Arruza Gabilondo.

Publicado por KirolbegiBlog el 7 de Julio de 2009


Trackbacks

Usa el siguiente link para crear un trackback desde tu propio sitio:
http://blog.kirolbegi.net/trackbacks?article_id=89

Comentarios

  1. Maria Palacios el 7 de Julio de 2009

    ¡¡ENHORABUENA AL NUEVO DOCTOR!!!!