innovación Tecnológica y Alto rendimiento

Continuando con el reciente artículo de uno de nuestros blogueros habituales (David, me has quitado la idea) quiero profundizar en cierta problemática que se cierne sobre el deporte de alta competición.

En los recientes campeonatos de Natación de Piscina Corta celebrados en Manchester el protagonista no ha sido ni las chicas de la natación sincronizada, ni los supermanes de la piscina como Aschwin Wildeboer. El prota indiscutible de esta competición ha sido el supermegaultrafuturista bañador que ha lanzado la marca “Speedo” (en colaboración con la NASA) y con el que se han batido un buen puñado de recórds mundiales. Parece ser que el susodicho artefacto dota de mayor “flotabilidad” al deportista y eso le beneficia a la hora de competir. A pesar de que existe polémica entre los nadadores (puesto que beneficia a unos más que a otros) las altas instancias de la natación parece que de momento lo han permitido.

Por el contrario la IAAF no permite al deportista Oscar Pistorius, famoso Atleta discapacitado que corre con unas prótesis especiales, participar en los Juegos Olímpicos de Pekín, puesto que sus prótesis parecen aportar un esfuerzo extra a su carrera (¿Creo que ya he dicho que el corredor no tiene piernas no……..?), y eso le da ventaja sobre piernas normales compuestas por huesos y músculos. El record del mundo no corre peligro, su marca esta varios segundos por encima del mismo, e incluso el deportista tendría serios problemas para sacar la mínima que le permitiera participar en los JJOO. A pesar de ello la IAAF ha impedido su participación. Sinceramente no creo que los “Cracks” de la distancia como Jeremy Wariner se sientan amenazados por las pretensiones de Pistorius (o quizás sí y Wariner ante este hecho decida amputarse las piernas para ser más rápido), ni qué llevar esas prótesis cuando no se tienen piernas supongan una “ventaja”. Pero el estudio biomecánico (que por cierto ha costado una pasta) es concluyente a este respecto: “Las prótesis de Oscar tienen ventaja ante una pierna normal porque le devuelven el 90% de la energía producida cuando golpean sobre el suelo para propulsarlo hacia adelante (en una pierna es el 60%)”. Hubiera estado bien que acompañado de este estudio hubiera habido otro estudio psicológico que nos dijera que impacto tiene esta decisión sobre el deportista. Y ya puestos otro más de carácter sociológico (por el precio que ha costado el biomecánico ni tan mal) que nos dijera que piensan las personas discapacitadas sobre esta cuestión. El deporte no se puede analizar exclusivamente desde el punto de vista biomecánico, existen bastantes más variables que creo se deberían tener en cuenta antes de tomar algunas decisiones.

Estos dos casos ponen en evidencia que al deporte de competición se le avecinan nuevos problemas. La sociedad moderna actual cada vez presenta mayores demandas y necesidades, es más compleja en definitiva gracias también a los avances tecnológicos. El mundo del deporte tendrá que gestionar con tiento el nuevo problema de la innovación tecnológica, sin olvidar que esta innovación cada vez permitirá en mayor grado a las personas discapacitadas parecerse más a las “personas normales” y por tanto solicitar y participar en los mismos contextos y con similares posibilidades de éxito.

Publicado por KirolbegiBlog el 15 de Abril de 2008


Trackbacks

Usa el siguiente link para crear un trackback desde tu propio sitio:
http://blog.kirolbegi.net/trackbacks?article_id=44