Fútbol y Neuronas Espejo

Domingo por la mañana. Paseo whit my family por la Concha. Mucha gente en las aceras. Pasean, corren, andan en patines, pasean en bicicleta por el bidegorri. Casualmente además coincide marea baja y por tanto fútbol playa. Ambiente inmejorable, gritos de alegría de decepción, protestas a los árbitros…etc, etc. Me apoyo en la barandilla y me quedo observando un partido de estos chavales (entre 9 y 12 años calculo yo) regatean, chutan pasan, intentar driblar y emular a sus ídolos, Messi, Cristiano, Prieto….. pero todavía se nota que les queda mucho trabajo por delante. De repente en una jugada uno de los equipos mete un gol y la celebración del momento me teletransporta al instante a cualquiera de los campos de la liga BBVA. Los chavales hacen el avión, se tiran por la arena, se abrazan, gritan, levantan los brazos….. Aquí si que identifico plenamente a las estrellas del césped. Sus gestos de celebración son similares, sus posturas, sus expresiones faciales, sus tonos de voz. De camino a casa y reflexionando me pregunto cuál será el mecanismo que hace que los chavales imiten a la perfección las celebraciones de sus ídolos…. no le doy mayor importancia y el día transcurre con normalidad.

Por la noche en el programa “REDES”, Eduardo Punset entrevista a Marco Iacoboni, Doctor en neurociencias y un gran conocedor del cerebro humano. Presenta un libro, “Las Neuronas Espejo”. Y es en este punto dónde completo mi reflexión sobre el comportamiento imitativo de los chavales. Las neuronas espejo son unas células cerebrales que nos permiten lograr entender a los demás. Son las responsables directas de la empatía pero también del comportamiento imitativo. Ver actuar a los futbolistas es actuar nosotros mismos. Algunas de las mismas neuronas que se activan cuando observamos que un jugador realiza un regate, se activan cuando somos nosotros mismos los que realizamos ese regate. Aprendemos a jugar a fútbol, baloncesto, a andar en skate, a hacer Judo, gracias a estas estructuras. Las neuronas espejo de un forofo del fútbol que no juega al fútbol se activarán cuando vea a Xabi Prieto realizar una “prietiña” el domingo en Anoeta porque ese espectador con seguridad alguna vez jugó a fútbol e intentó regates parecidos a lo largo de su vida. Las neuronas de un chaval de entre 9 y 12 años que juegue a fútbol playa se activarán mucho más al ver a Prieto realizando ese regate. Como es natural la simple activación de esas neuronas no asegura que nos salga el regate pero es un primer paso, y basado en horas y repetición el gesto técnico acaba recreándose. El mismo sistema (sólo que mucho más rápido y preciso) es el que funciona a la hora de que los chavales celebren sus goles. Las celebraciones son miméticas a las de los profesionales, como todos hemos podido apreciar en numerosas ocasiones.

En definitiva, las neurociencias están desenmascarando el funcionamiento del cerebro, y los profesionales de la actividad física tendremos que estar “al loro” de estos avances que nos ayudarán a entender y dirigir los procesos de enseñanza y aprendizaje de nuestros deportistas y a comprender muchos de los comportamientos “antideportivos” que se dan habitualmente en los terrenos de juego de medio mundo.

Iabocononi, M. (2009). Las Neuronas Espejo; empatía, neuropolítica, autismo, imitación o de cómo entendemos a los otros. Katz Editores.

Publicado por KirolbegiBlog el 5 de Noviembre de 2010


Trackbacks

Usa el siguiente link para crear un trackback desde tu propio sitio:
http://blog.kirolbegi.net/trackbacks?article_id=112