En busca del talento - 1.

Desde hace un par de meses, y en respuesta a una necesidad específica de la Diputación Foral de Gipuzkoa, algunos miembros del grupo estamos inmersos en un proyecto relacionado con el “talento deportivo” y su detección temprana. El citado estudio, ha generado una importante cantidad de reflexión e introspección entre nosotros, y en el ámbito personal ha supuesto un enriquecedor viaje intelectual. Lo primero que trataré de aclarar será la definición de talento a la que me refiero. De entre las muchas definiciones existentes emplearé aquí la empleada por Hanh (1988): "Es una aptitud acentuada en una dirección superando la medida normal que aún no está del todo desarrollada y que a su vez, constituye la disposición por encima de lo normal de poder y querer realizar unos rendimientos elevados en el campo del deporte." Pero, la búsqueda del talento (no sólo el deportivo) ha tenido innumerables exploradores a lo largo de los s.XX y XXI, pero tranquilos (que esta entrada tiene 2 ó 3 partes) sólo enumeraré algunos que me han parecido importantes. En 1921, un teórico del campo de la inteligencia, L.Terman, llevó a cabo el mayor programa de detección temprana de genialidad o talento intelectual, en este caso. Seleccionó a los alumnos más brillantes de escuelas de primaria y secundaria (lo que aquí correspondería a 3º y 4º de la ESO y 1º y 2º de Bachiller) del Estado de California. Examinó a unos 250.000 alumnos e identificó a 1.470 cuyos CI se encontraban por encima de 140 (Qué listos ehh..) Este grupo se conoció popularmente como los “Termitas” y Terman los sometió a un seguimiento exhaustivo. Registró sus logros educativos, realizó un seguimiento de sus matrimonios, clasificó su salud psicológica… etc. Terman estaba convencido de que sus termitas serían “la crème de la crème”. Personas que dirigirían las riendas del país en los órdenes político, judicial, científico… etc. El resultado fue decepcionante para Terman (e ilusionante para otros muchos). Si bien los termitas, al llegar a la edad adulta, mantenían un nivel de vida alto, no fue tan alto como suponía Terman. No escribieron grandes obras literarias, ni artículos científicos relevantes, ninguno de ellos llegó al Tribunal Supremo. Y lo más gracioso fue que dos alumnos examinados por el grupo de Terman y descartados porque (no eran suficientemente listos) no llegaron al punto de corte CI=140, llegaron a ganar dos Premios Nóbel de Física (William Shockley en 1956 y Luis Álvarez en 1968), curioso cuando menos. En definitiva, para ser un sistema de detección temprana del talento cometió algún que otro error ¿no creéis?. Continuará….

Publicado por KirolbegiBlog el 27 de Octubre de 2009


Trackbacks

Usa el siguiente link para crear un trackback desde tu propio sitio:
http://blog.kirolbegi.net/trackbacks?article_id=98