La milagrosa “Power Balance”

De un tiempo a esta parte, vaya a dónde vaya surge el tema de la Power Balance y sus cualidades milagrosas para mejorar el equilibrio, la fuerza y la flexibilidad. La primera vez que escuché mención al susodicho armatoste no le presté demasiada atención y se fue tal como vino. Pero posteriormente, gente de mis círculos más cercanos, familia, trabajo…etc, gente muy formada con sendas carreras de ingenierías y licenciaturas me decían que era el no va más y que funcionaba de verdad qué incluso ayudaba a dormir y quitaba los ronquidos. Yo incrédulo de mí pensaba que mencionándoles que era un remaik de aquellas pulseras magnéticas con 2 bolas (no he conseguido encontrar el nombre comercial) me acabarían dando la razón, pero el engaño ha arraigado profundamente y hasta mi propio padre me dijo convencido que la pulsera era la bomba y que funcionaba por medio de la “telekinesia” ¡Toma del frasco carrasco!

Por tanto creo que llegados a este punto es hora de poner las cosas en su sitio y pinchar el globo que se está montando con todo esto. Empleando el blog de Kirolbegi como caja de resonancia de otro blog de carácter más científico “La Ciencia y sus Demonios” invito a leer detenidamente la entrada titulada Las Pulseras Power Balance, otro caso de charlatanería pseudocientífica, que se encarga con detalle de tirar por tierra todos los supuestos beneficios de la pulsera de marras.

Independientemente de esto, los vendedores de la Power Balance han diseñado toda una serie de tests para probar su funcionamiento. He de reconocer que por simple curiosidad hice una de ellas… y ¡oh sorpresa! no ocurrió nada diferente. Manifesté mi falta de sensibilidad al incremento de equilibrio que la pulsera prometía y me respondieron que era debido al elevado desarrollo de mi fuerza y equilibrio. Con lo cual….¡Aciertan siempre! Si notas algo… tate es la pulsera; y si no pues…. tienes mucho equilibrio, enhorabuena.

No quiero que se me malinterprete no estoy contra las pulseras. Si hubieran tratado de venderlas alegando a que son muy bonitas pegan con todo tipo de ropa y además las lleva la gente más in del momento no estaría escribiendo este artículo. Los que llevaís/llevamos años en esto de la actividad física sabemos que tanto la fuerza como la flexibilidad son cualidades que cuestan muchos años desarrollar a niveles elevados (podríamos hablar aquí de las 10.000 horas pero no toca) y que la mejora en estos aspectos se da a poquitos. Por tanto que no me cuenten milongas que el timo de la estampita funciona desde hace años aunque ahora lo adornen con charlatanería cuasicientífica.

Publicado por KirolbegiBlog el 8 de Febrero de 2010


aplicación del análisis de costes y de coste-eficacia en la actividad física y la salud pública

Recientemente, en el marco del Foro GanaSalud el Doctor Michael Pratt, investigador del Centro de Control y Prevención de las Enfermedades del Departamento de Salud de EE.UU presento su conferencia Aplicación del análisis de costes y de coste-eficacia en la actividad física y la salud pública (Disponible aquí ).

En la misma se preguntaba por la importancia de esta cuestión en relación a la importancia de la gestión de la salud pública basada en la evidencia, de lo que se deriva la necesidad de una investigación científica rigurosa. Así, tras mostrar diferentes experiencias para el análisis económico de la salud pública basadas en diferentes tipos de análisis económico da las siguientes recomendaciones:

•El análisis del coste de la inactividad resulta útil para elaborar el caso de la actividad física como tema principal en materia de salud pública.

•En los países que cuentan con datos registrados pero tienen pendiente el cambio de enfoque (de salud pública a prevención de las enfermedades crónicas) el estudio de los costes puede ser una herramienta decisiva para influir en la política.

•Se debe desarrollar una herramienta sencilla, basada en PAR (proporción de una enfermedad que es atribuible a un factor de riesgo), para estimar los costes de la inactividad.

•Son importantes los datos de costes indirectos, productividad, absentismo y presentismo.

•Habrían de aumentarse el número de estudios (y su calidad) empleando métodos normalizados.

•Mejorar la inclusión de factores como costes directos, productividad, absentismo y presentismo en los estudios de coste-eficacia.

•Implantar programas de actividad física para la población que se hayan revelado como rentables, con una buena evaluación para poder saber más de la rentabilidad en poblaciones y entornos específicos.

•Desarrollar, de manera continua, herramientas para una política práctica basada en los análisis de coste-eficacia.

A grandes rasgos, y de manera resumida, entendemos que ha de destacarse la importancia de la gestión basada en indicadores fiables que posibiliten una implementación de políticas eficientes. A este respecto, organismos como los observatorios del deporte adquieren una relevancia clave de cara a proporcionar este tipo de estudios que orienten las políticas públicas dirigidas a la promoción de la salud pública.

Publicado por KirolbegiBlog el 14 de Mayo de 2009